La teatralización y la dramatización son la forma más efectiva y directa de llegar al corazón de tus alumnos. ¿Miedo al ridículo? No hay ridículo cuando lo que transmites es verdadero y sentido.

Haz de tu clase todo un espectáculo.